Bienvenidos a mi tapiz de historias de terror. Acá iré publicando las historias que vaya escribiendo, pero desde ya os advierto que no publicaré en un día concreto. Los cuentos los subiré apenas los haya terminado y considere que son dignos de ser leídos. Así que no os desesperéis, porque la desesperación lleva a la desesperanza y la desesperanza al abandono. Así que ya sabéis!

Bienvenido y a leer!

22 de abril de 2017

La rebelión de la muerte (Parte Final)

Lee la parte VII pinchando AQUI

Al principio caminaron. Apenas contaban con dos linternas de mano, y tuvieron que apañárselas con estas para ver por dónde pisaban. A su alrededor, el bosque seguía silencioso, a no ser por la cacofonía de los zombis que les seguían. Porque Ricardo estaba seguro que aquellos monstruos iban en pos de ellos. A por sus vidas, a por lo único que les quedaba.
El miedo era el compañero incómodo en aquella marcha mañanera. Se vislumbraba en el rostro de la anciana que aspiraba grandes bocanadas de aire cada tanto, como si ello le fuera a devolver la vitalidad perdida en la juventud. Se sentía en el nerviosismo de Ana y de Bellyn, que había dejado de llorar merced a muchos ruegos de su madre y un par de ceños fruncidos cortesía del abuelo. Jaime y Richard iban a la zaga. Jaime iba al último, alumbrando con una lámpara a los demás. Ricardo lo volteaba a ver de vez en cuando, y veía su miedo en el rostro en forma de goterones de sudor. Bernard, abría la marcha, lámpara en mano, escopeta presta, una porra trababa de cualquier manera a su espalda, parecía el único que no sentía miedo. Pero Ricardo lo vio dar leves respingos cuando un ruido más fuerte que los anteriores hendía la noche. Ricardo, por su parte, estaba cagado de miedo.
Caminaron durante dos horas, según comprobó Ricardo. Pronto se hizo notorio que, con aquel ritmo, apenas si estaban retrasando lo inevitable. Si querían escapar de una muerte segura, iban a necesitar de algo más. Quedarse a pelear y volver a matar a los muertos-vivientes que los seguían, no le parecía la mejor de las opciones, ya que, a juzgar por la densidad del ruido, el grupo que los perseguía era bastante considerable. «¡Si tan sólo fueran tan lentos y torpes como en la televisión!» Pero lo cierto es que no era así, eran más rápidos, casi tan rápidos como una persona normal.
Elucubrando un poco llegó a pensar que, quizá debían girar hacia la izquierda, hacia la interestatal, y lo tenían que hacer a la carrera, si es que querían tener alguna posibilidad de alcanzarla. Suponía que la tenían a varios kilómetros desde su posición, a los zombis, mucho más cerca. O si pudieran hallar un lugar donde atrincherarse. Y en todo caso, ¿de dónde habían salido sus perseguidores? ¿Provenían de la ciudad o es que había algún cementerio en esos lugares?
Entonces lo recordó.
―¡Alto! ―Gritó.
Los demás se detuvieron de súbito, impelidos por la fuerza de su voz.
―¿Qué ocurre? ―Preguntó Bernard.
―¿Dónde están? ¿Hay más zombis? ―Preguntó a su vez Ana, aterrada, girando la vista a una y otra dirección. Bellyn se echó a llorar otra vez y la mujer se puso a la tarea de hacerla callar.
―¿Saben hacia dónde vamos? ―Inquirió Ricardo.
Nadie respondió. Se miraron durante unos segundos en la creciente claridad del amanecer, hasta que se encogieron de hombros.
―¡Los túmulos! ―Soltó Ricardo―. Recuerden que en alguna parte de este bosque están los túmulos resultas de las guerras sobre las que se forjó esta nación.
―¡Maldición! ―Bramó Bernard, comprendiendo el alcance de lo que les acaba de recordar Ricardo―. Nos hemos metido en la guarida del lobo.
―¿Entonces, estamos rodeados? ―Dijo Jaime.
―No hay que descartar esa posibilidad ―señaló Ricardo―. Opino que deberíamos salir a la carretera. Cabe la posibilidad de que allí encontremos algún tipo ayuda.
No hubo objeciones. Las posibilidades no eran muchas, amén de que, de alguna forma, se había erigido en líder del grupo. Bueno, eso, y que el ruido de sus perseguidores estaba ya casi encima de ellos.
Apenas habían caminado unos cien metros, cuando el primer zombi apareció tras sus espaldas. Los tres hombres se volvieron y dispararon. El zombi cayó tan rápido como había aparecido.
―¡Rápido, rápido! ―Gritó Ricardo― ¡Que se nos echan encima!
Corrieron otro trecho, y apareció otra pareja. Ricardo le dio a uno en el pecho, y mientras éste se detenía para ver su herida, le acertó en los sesos. Bernard y Jaime dieron cuenta del otro.
Los iban a atrapar, de eso no cabía duda. Y en parte se debía a la anciana Angélica, que era incapaz de correr diez metros seguidos. Incluso Bernard empezaba a parecer cansado. El viejo (Era un valiente ese viejo) debió pensar lo mismo, porque a la siguiente pareja de zombis, cogió a su mujer y se rezagó.
―¡Qué Demonios! Bernard, no se detenga ―dijo Ricardo.
―¡Papá!
―Sólo los estamos retrasando ―dijo el anciano―. Angélica y yo decidimos que, si en algún momento nos convertíamos en una carga, nos quedaríamos atrás.
―¡No!
―Anda, sigan, yo los entretendré un tiempo. Si corren como Dios manda llegarán a la carretera, y allí, lo que él decida.
―Papá, ¿estás loco?
«Loco no ―pensó Ricardo―, está muy cuerdo». El viejo tenía razón, y la mirada que dedicó a Ricardo lo convenció. Comprendió que lo que quería era que convenciera a su hijo de que siguiera avanzando, quería salvarlo, a él, a su esposa y a su hija.
―Cargue a su hija y a correr, Jaime ―dijo Ricardo, tirando de la manga para evitar que fuera con su padre―. No desperdicie su sacrificio.
Al final aceptó. Los dos jóvenes y Ana se echaron a correr; la pequeña Bellyn en brazos de su padre.
La última vez que Ricardo vio a Bernard, este estaba cambiando la escopeta por sus armas cortas. A la pareja de zombis se le habían unido varios más. Aunque el viejo abatió a algunos, el número lo superaba ampliamente. «Descansa en paz, viejo».
Lo que siguió fue una carrera hasta el límite de sus fuerzas. Los zombis eran rápidos, pero si lograban mantener el ritmo, seguro evitaban que les dieran alcance, y como dijo Bernard, en la carretera Dios decidiría.
Corrieron como posesos. No diré que corrían como si la muerte los persiguiera, porque, la verdad es que así era. En algún momento los zombis empezaron a darles alcance, porque oían el trote y los gritos inarticulados cada vez más cerca. Aunque agotados, el miedo los impelía a mantener el ritmo.
Más adelante, cuando el bosque se convertía en arbustos, arbolillos y maleza, dieron con una senda de tierra. De no ser por ésta, no habrían podido seguir avanzando. Pero sus perseguidores también dieron con la senda. Pronto los tuvieron pisando los talones. A lo lejos, Ricardo creyó vislumbrar el reflejo del sol naciente en el asfalto. No supo por qué, quizá sólo fuera una vana esperanza, pero creía que allí estaba su salvación.
―¡Corred, corred! ―Gritó―. Ya estamos cerca.
Los zombis también estaban muy cerca, a diez o quince metros a sus espaldas. Eran al menos veinte, según constató tras echar un vistazo. Y los tenían cada vez más cerca, más, más y más.
Justo cuando creyó que estaban perdidos, apareció la carretera a sólo unos cien metros. Frente al camino que ellos seguían, se aparcó una tanqueta y dos camiones del ejército. Un nutrido grupo de soldados bajó a prisas. Varios de ellos cubrieron a Ricardo y sus acompañantes, después abrieron fuego.
Ricardo no entendía muy bien qué había ocurrido. Lo único que comprendió fue que estaban a salvo.
*****
Después se enteraría que el gobierno, gracias al constante monitoreo del área afectada, se dio cuenta que las víctimas de los zombis no contraían ningún tipo de virus. Ni el número de zombis incrementaba, ni la infección (si es que lo era) se extendía. En definitiva, la solución estaba en exterminar a los zombis existentes. Y eso fue lo que hizo.
El número de muertos ascendía a muchos miles, la mayoría por dejarse llevar por el pánico. Pero con el tiempo, todo volvió a la normalidad. Por más estudios y análisis que se hicieron, nadie sabe ni supo qué fue lo que ocurrió, por qué se levantaron los muertos, ni por qué ocurrió sólo en un área delimitada.
Y es este mismo desconocimiento que mantiene al mundo alerta. Si ya ocurrió una vez, puede ocurrir de nuevo. Es más, muchos aseguran que esto sólo fue un aviso, y que volverá a ocurrir. La pregunta es: ¿Dónde y cuándo y cuál será su magnitud?

Fin

2 comentarios:

  1. Mis felicitaciones por esta excelente historia Manuel...me leí todos los capítulos,saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eh, que bien. Supongo que te gustó. Saludos!

      Eliminar