Bienvenidos a mi tapiz de historias de terror. Acá iré publicando las historias que vaya escribiendo, pero desde ya os advierto que no publicaré en un día concreto. Los cuentos los subiré apenas los haya terminado y considere que son dignos de ser leídos. Así que no os desesperéis, porque la desesperación lleva a la desesperanza y la desesperanza al abandono. Así que ya sabéis!

Bienvenido y a leer!

6 de abril de 2016

El Meteorito

Carolina despertó presa de una extraña inquietud, como si hubiese tenido una pesadilla, lo extraño era que no recordaba haber soñado nada. Sin embargo, jadeaba acompasadamente y tras tocarse el rostro, lo descubrió perlado de sudor.
«¿De qué va todo esto? —se preguntó en su fuero interior—. Quizá esté enfermando.» Pero no se sentía enferma, excepción hecha por una especie de desasosiego que le carcomía por dentro.
Se levantó cansinamente de la cama y se acercó a la ventana de su habitación. Abrió uno de los marcos y se dejó acariciar por la fresca brisa de la noche. La sensación fue en extremo agradable. «Calor —pensó—, sólo era calor.» Se dejó embriagar por la sensación del aire en su rostro, con la barbilla alzada, admirando el hermoso globo luminoso que flotaba más arriba, entre nubes gordas y de aspectos apacibles.
Pero la extraña sensación seguía allí, de ningún modo aplacada por la brisa que acariciaba su rostro y que tiraba sus negros y revueltos cabellos hacia atrás. Pero por lo menos ya no jadeaba ni notaba su rostro sudoroso. Solo aquella inquietud…
Primero abrió los ojos, ojos grandes y expresivos, y después se llevó la mano a la boca para ahogar un gritito. De pronto la luna presentaba un color rojizo, color que también se reflejaba en las panzudas nubes que la guardaban. Carolina no lo podía creer; las cosas no cambian de color de un segundo para otro. Pero aquélla luna sí que lo había hecho. La siguió observando durante un minuto, intrigada y asustada a la vez, tratando de comprender lo que ocurría. Entonces se percató que tenía calor y que su rostro aparecía perlado de sudor de nuevo. Y el aire… el aire ya no refrescaba, sino que era caliente, cada vez más caliente.
Carolina se vio obligada a cerrar la ventana para evitar que aquel aire la tocara. No entendía que ocurría. Nada.
Sin embargo, no dejó de observar la luna, casi roja ahora. Entonces lo vio, y dio un paso atrás, aterrada. Pero en cuanto comprendió de qué se trataba se acercó lo más que pudo a los cristales de la ventana sin llegar a tocarlos. ¡Un meteorito! ¡Por todos los cielos! ¡Se trataba de un meteorito! (¿O era un cometa?) Era una bola de fuego, que se reflejaba en la luna, aunque debía de tratarse de algo muy grande o poderoso para que la ola de calor llegara hasta donde se encontraba ella.
«¡Dios! —pensó— Quizá ni caiga lejos.»